La Boca

SHARE:

La Boca es mucho más que tango, una colorida peatonal y un equipo de fútbol. Se trata de un barrio que late a un ritmo único. Y es que sobre sus espaldas tiene el peso de una historia muy singular: inmigrantes italianos -genoveses y napolitanos, principalmente-, artistas y marineros componían el cuadro de la zona durante el siglo XIX. Siendo un área pantanosa, frecuentemente golpeada por inundaciones e incendios, La Boca resultó la síntesis de lo que el puerto traía a sus costas.

El barrio debe su nombre a que es precisamente en esa zona donde desemboca el Riachuelo en el Río de la Plata

Es el caso de los emblemáticos frentes multicolores. Por aquel entonces, madera y chapas acanaladas eran los materiales con los que se construían los conventillos -antiguas casas en donde convivían varias familias-, que luego solían pintarse con restantes de pinturas de diferentes colores. ¿El resultado? Fachadas vibrantes, coloridas, superpuestas; y nada mejor que la calle Garibaldi para apreciar la arquitectura típica de esa época.

Image title

La historia de La Boca está presente en cada rincón, cada plazoleta, cada adoquín. Basta caminar por la Avenida Almirante Brown desde Plaza Lezama para darse cuenta. Vas a notar que un extenso mural es lo primero que te hace voltear la cabeza: se trata de una representación de un conventillo con varios personajes. Diego Maradona, el pintor Benito Quinquela Martín, Carlos Gardel y el bandoneonista Aníbal Troilo son algunos de los más reconocidos, pero también están presentes otras figuras emblemáticas del barrio como la prostituta, el inmigrante y el bombero -el Cuartel de Bomberos Voluntarios de La Boca, emplazado en el número 567 de la calle Brandsen, es una parada muy interesante-.

Si seguís avanzando por la misma avenida, en la intersección con la calle Villafañe te va vas a topar con la Torre Fantasma, edificio con más de un siglo de antigüedad. Cuenta la leyenda que el último piso fue testigo del suicidio de una de las inquilinas, la artista Clementina, y que su fantasma todavía habita el lugar. Un poco más allá, para donde sube la numeración, vas a localizar la llamada Casa Amarilla, réplica del hogar del Almirante Guillermo Brown, marino irlandés y fundador de la Armada Argentina, en donde hoy funciona el Instituto Browniano.

Image title
Torre Fantasma


En La Boca se respira arte, de ayer y de hoy. El Museo de Bellas Artes Quinquela Martín, antigua residencia del pintor y muralista, es uno de los puntos turísticos más importantes del barrio. Benito solía mirar por la ventana de su casa y, con su característico estilo naturalista, pintaba escenas del puerto y del trabajo. Retrataba escenas de su querido barrio, el barrio donde nació y murió.

Luego de la visita, podés ubicarte de espaldas a la escuela primaria que también funciona allí, y cuyas aulas pintó el mismo Quinquela Martin. Dejate guiar por los sentidos y animate a imaginar el frenesí portuario de La Boca de antaño. Completá la imagen mental visitando la antigua Plazoleta de los Suspiros, hoy llamada Vuelta de Rocha, que simula la cubierta de un barco.

¿Ganas de más? La Fundación Proa es tu lugar si lo que buscás es arte contemporáneo. Con exhibiciones de todo el mundo -por ejemplo, la muestra de figuras tridimensionales del australiano Ron Mueck fue una de las más visitadas en 2013- y una librería muy bien surtida, la organización sin fines de lucro está ubicada sobre la Avenida Pedro de Mendoza.

Image title
Fundación Proa


Una vez allí, es imposible que tus ojos no direccionen hacia el famoso Caminito. La calle de solo 150 metros es, sin duda, una de las más emblemáticas del país.Bautizada en honor al tango cuya música fue compuesta por Juan de Dios Filiberto, constituye literalmente un museo a cielo abierto. Cada día funciona una feria de artistas plásticos que se disponen en donde antes pasaban las vías del ferrocarril y, previamente, el curso de un arroyo. Estatuas vivientes, caricaturas y músicos callejeros completan la vibrante instantánea que se va a grabar en tu retina para siempre. Sí, en La Boca hay arte, y para todos los gustos.

Image title

Pero también hay deporte, y los fanáticos del fútbol lo saben bien. A pocos metros de distancia se encuentra el estadio del Club Atlético Boca Juniors. Con capacidad para más de 50.000 visitantes, La Bombonera es uno de los estadios más populares y sede de uno de los clubes con mayor cantidad de simpatizantes de la Argentina. El Museo de la Pasión Boquense, ubicado bajo una de las tribunas del estadio, complementa la visita. Aunque, en realidad, el recorrido no puede darse por finalizado sin visitar alguno de los infinitos bares, cantinas o antiguas pulperías. Pero para eso no se necesitan guías: dejá que La Boca te sorprenda.

Image title
La Bombonera


Qué está sucediendo en #buenosaires